Mes: octubre 2010

Entrevista Fdez. Mallo en El Diario

http://www.eldiariomontanes.es/v/20101027/cultura/literatura/generacion-nocilla-etiqueta-puesta-20101027.html

Enrique Barón y Juan Colino, con Jesús en Madrid

La Oficina del Parlamento Europeo en Madrid acoge el próximo lunes 25 de octubre la presentación del libro ‘El mundo que sentí cercano’ del político y escritor Jesús Cabezón editado por El Desvelo. La obra será presentada a partir de las ocho de la tarde por Enrique Barón –quien ha sido ministro y presidente del Parlamento Europeo, entre otros cargos- y Juan Colino, diputado y parlamentario europeo.

Prologado por el ex ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de España, Miguel Ángel Moratinos, el libro -a través de 48 artículos y ensayos sobre política internacional- recorre, en paralelo al propio itinerario biográfico de Jesús Cabezón, los cambios políticos producidos en la última década en el panorama mundial.

El libro reúne una recopilación de artículos en los que aborda la cultura, la política y los movimientos sociales, fundamentalmente de la América hispana, Europa y Marruecos. En ellos, el autor exhibe con rigor su capacidad de análisis y reflexión sobre asuntos de relevancia política y social. Una obra con la que la editorial cántabra El Desvelo inaugura la colección Altoparlante, de no-ficción.

 

Raquel Martín

Mañana, a las 21.00 horas, en el Café de las Artes de Santander, performance de Raquel Martín: ‘El 32’.

Tres poetas y tres defensores

‘La partida’ se presenta en Madrid

Literatura e Imagen

Relaciones entre literatura e Imagen en el siglo XIX

La UC acoge un congreso sobre la edición ilustrada analizada por especialistas europeos y americanos

Santander, 15 de octubre de 2010.- Más de 70 especialistas procedentes de universidades y centros de investigación europeos y americanos se reúnen la próxima semana en Santander para analizar temas como la edición ilustrada en el XIX, las técnicas de reproducción de imágenes, las revistas y libros ilustrados, los grabadores, pintores y dibujantes, las reediciones ilustradas decimonónicas de obras clásicas, las relaciones entre pintura y teatro, la escenografía teatral, el análisis de tópicos literarios expuestos a través de las ilustraciones o la interpretación pictórica de temas literarios.

Todos estos temas ocuparán el Congreso “Relaciones entre Literatura e Imagen a lo largo del siglo XIX”, que  se celebrará los días  20, 21 y 22 de octubre en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria. El encuentro ha sido posible gracias a la colaboración del Instituto Cántabro de Investigaciones Literarias del siglo XIX (ICEL19), la Universidad de Cantabria, la Dirección General de Universidades, la Sociedad Menéndez Pelayo y la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Los profesores Raquel Gutiérrez Sebastián y Borja Rodríguez Gutiérrez, son los responsables del evento que pretende ser un punto de encuentro de estudiosos de la literatura del siglo XIX en torno al tema general de la ilustración del libro decimonónico.

Las jornadas de trabajo y discusión científica  se completarán con una visita a la Biblioteca de Menéndez Pelayo, donde se encuentran algunas de las mejores joyas bibliográficas ilustradas decimonónicas.

Se trata del segundo encuentro de estas características organizado por el ICEL19, una joven institución científica cuyo objetivo más importante es la potenciación de la investigación literaria decimonónica en sus diversas facetas.

En octubre del pasado año se celebró el  primer encuentro de investigadores organizado por el ICEL19. Fruto del mismo es la monografía Desde la platea: recepción del teatro decimonónico, que será publicado próximamente dentro del convenio de colaboración firmado entre responsables del ICEL y el sello editorial de la UC PUbliCan.

‘El hombre del tren’ (fragmento)

El hombre del tren

Mikkola llegó a la ciudad en el tren de la mañana. Acto seguido, a las diez, mantuvo una reunión que duró tres horas. Después, la empresa anfitriona lo invitó a comer, y así concluyó el programa oficial. Sin embargo, no regresó en el tren de las cuatro como tenía previsto. En su lugar, reservó una habitación de hotel para esa noche y bajó al bar a tomar un trago. Después de tres bacardís salió a dar un paseo. El otoño en la ciudad industrial lo recibió cálidamente. El aire era claro, el cielo aparecía casi despejado. Había un débil viento. En los parques los árboles dejaban caer sus hojas amarillas y rojizas. El agua del canal que fluía a través de la ciudad estaba baja, de color marrón. La gente caminaba sombría por las calles. Un grupo de jóvenes se encontraba apostado delante de un quiosco con bufandas rojiblancas al cuello. En la manzana colindante se estaban realizando tareas de demolición de una casa de madera. Detrás del Estado Mayor del Ejército, los patos flotaban en un estanque.
Mikkola contempló todo esto y se sintió como en casa. No obstante, se extrañaba un poco de su presencia allí; había visitado la ciudad por última vez hacía dos años. Para concluir la ruta, pasó por una confitería del centro.
Allí se tomó un chocolate, comió un pastel de fresa y observó la vida del local durante una hora. En el camino de regreso al hotel, se detuvo a mirar los escaparates de una tienda de discos, con el resultado de que entró y adquirió por capricho un LP de James Last. Se sentía tan cansado, que al llegar al hotel se dirigió directamente a la habitación.
Eran las cuatro. A eso de las seis, bajó de nuevo al bar y pidió un Bacardí. Conversó durante un rato con el camarero y así se enteró de que un día como aquel, a mitad de semana, todos los lugares estarían tranquilos. El camarero le aconsejó que, si de todos modos deseaba pasar la noche con ganas de compañía, merecía la pena quedarse en ese local; a él acudía la élite de la ciudad. Mikkola agradeció la información, pidió otro Bacardí y el listín telefónico. Tras encontrar el número que buscaba, apuró el trago y se dirigió a la cabina. El primer intento dio ocupado. Esperó un rato y marcó de nuevo. Ahora había conexión.
–223 833 –dijo una oscura voz femenina.
–¿Eres Taina? –preguntó Mikkola.
–Sí, ¿de parte de quién?
–Adivina… ¿no reconoces la voz?
–No. ¿Mikko?
–Mal. Prueba otra vez.
–No la reconozco, ¿quién eres?
–Hace dos años… –ayudó Mikkola–. ¿Te acuerdas ahora?
Se hizo un largo silencio.
–¿Oiga? –dijo Mikkola más alto.
–Eres Tapio –afirmó débilmente la voz femenina.
–¿Cómo lo adivinaste? Ha pasado mucho tiempo.
–¿Por qué llamas? ¿Te encuentras en la ciudad?
–Quería verte. Vine esta mañana por un viaje de negocios.
–¿Y por qué? Pero si todo terminó hace ya tiempo.
–No empieces a recordar el pasado. Vamos a quedar, a charlar…
–No sé. Ya te había olvidado.
–Precisamente, por eso. Venga, anímate.
Mikkola le indicó el nombre del hotel y prometió esperar en el restaurante.
–Bueno, entonces me acerco, pero no me voy a quedar mucho tiempo.
–No, no.
–Llego dentro de una hora.
–Vale. Hasta luego.
–Hasta luego.
Media hora más tarde, Mikkola estaba sentado en el salón restaurante hojeando el periódico Helsingin Sanomat. Tomaba un Bacardi con tragos espaciados y, de vez en cuando, estiraba el cuello por encima del periódico mirando en dirección a la puerta. El restaurante comenzaba poco a poco a despertar. En ese momento el portero estaba ayudando a quitarse el abrigo a un grupo relativamente grande.
La mujer se presentó a la hora convenida. Mikkola no se percató de su presencia hasta que estuvo de pie junto a la mesa. El pelo largo castaño le caía por los hombros. Ojos azules sensibles, nariz recta, cuello delgado. Llevaba un vestido marrón claro que acentuaba su cuerpo generoso.
Mikkola se puso en pie, evitó mirarle los pechos y le ofreció una silla. El camarero se acercó.
–¿Qué tomas? –preguntó Mikkola comedido–. ¿Bacardí, vodka?
–Una taza de té, gracias.
–Venga ya –pidió Mikkola–. Déjame que te invite.
Ella negó con la cabeza. Mikkola se dirigió al camarero.
–Un té y un Bacardí con cola, por favor.
El camarero asintió.
Permanecieron sentados un rato en silencio. Luego Mikkola se interesó por cómo le iba en el trabajo. Ella respondió. Charlaron de las dificultades académicas, de conseguir un empleo, de las elecciones municipales, de la huelga de los trabajadores del ferrocarril. Mikkola le contó que él trabajaba muchísimo y constantemente en el sur de Finlandia. Había estado en Támpere por última vez hacía poco más de dos semanas.
–¿Qué tal lo lleva Kimmo? –preguntó ella–. Como tiene que separarse de ti…
–Bien, a veces te echa de menos. Pregunta cuándo va a venir Taina.
–Pensé enviarle un paquete la Navidad pasada.
–Mejor que no se lo mandes, se entusiasmaría demasiado.
–Le había hecho ya unos calcetines, pero luego seguí tejiendo y se los envié al hijo de mi hermana a Tornio – contó seria–. Tu voz ha cambiado, casi no la reconozco por teléfono.
–El tiempo pasa, las voces cambian y las personas se olvidan –dijo Mikkola jugueteando con el vaso vacío. Hizo una señal al camarero–. Otro igual.
–Bebes mucho –comentó ella mirándole a los ojos–. Siempre has bebido.
–Algunos beben –continuó Mikkola. Y luego repentinamente–: Y otras andan de putas.
La mirada de la mujer se heló. Su voz tembló al decir:
–Me estás ofendiendo. Eres malvado.
–¿Y tú andas haciendo de puta? –preguntó Mikkola con voz calmada–. Recuerdo esa noche como si fuera ayer. Aún puedo escuchar cómo gemías y gritabas debajo de aquel hombre.
–No me crees –gimoteó ella mirando fugazmente a su alrededor–. Fue una violación.
–Mientes.
–¿Por qué no te acercaste a mirar? Te quedaste en el recibidor, preferiste imaginarte lo que allí estaba pasando –continuó con el rostro pálido–. ¿Es por esto que querías que viniera? Para vengarte…
Mikkola negó con la cabeza, esbozó una media sonrisa. De repente apuró el contenido del vaso y pidió uno nuevo. La mujer mantenía la vista fija en la mesa.
–Yo sé… Hubiera sido una pésima madre para Kimmo. Mejor que terminara a tiempo. Pero tú también me engañaste, eso es seguro.
–Es algo distinto –dijo Mikkola enfatizando cada una de las palabras–. El hombre es más carnal que la mujer.
–¡Jesús! –suspiró ella y miró hacia la pista de baile donde una pareja mayor bailaba tango. De un disco surgía la voz de Erkki Junkkarinen.
–¿Quién es ese Mikko por el que me tomaste al teléfono? –preguntó Mikkola–. ¿Uno nuevo al que te tiras?
–Eres asqueroso –gimió la mujer–. Yo me voy de aquí.
Mikkola la agarró del brazo y apretó con fuerza contra la superficie de la mesa. Casi le hizo daño.
–Tú no te vas a ningún sitio –siseó–. Te sientas ahí. (…)

(La partida, Rax Rinnekangas)

Saluda de Rax para la presentación en Gil

El pasado viernes presentamos el libro de Rax  ‘La partida’ en Gil, por lo que mandamos un agradecimiento a todos los que asistieron a la librería, sorteando puentes, conciertos y otras actividades del día, y en especial a Paz, Gisela y Alejandro.

El autor, que no pudo estar presente, nos mandó este saluda:

Hay letras y palabras y frases
hay caminos y montes y valles
hay nortes y sures y otras direcciones

Hay humanos y perros y gatos
hay escritores y ‘escritoreros’

Qué hace un lector cuando
se pierde en su camino por los montes?

Si tiene luz dentro de su corazon
el dios le dice: – niño, vuelve a tu casa.

Donde existe mi casa? el lector
pregunta, por las letras y las palabras, nervioso.

el dios – como un padre de todas las frases
y bibliotecas y librerías del mundo –
le responde:


– Hijo mío, una editorial inocente es tu casa….

R. Rinnekangas

Fotos: David S. Bustamante y propias

Con Jesús, el viernes, en Hinojedo

Rax

El próximo sábado, se presenta en Santander la colección de relatos ‘La partida’, de Rax Rinnekangas, en cuya edición ha participado el Ayuntamiento de Santander

El próximo sábado, la librería Gil de Santander, sita en la Plaza de Pombo, acogerá la presentación de ‘La partida’, libro de relatos de Rax Rinnekangas, Premio Nacional de Fotografía en Finlandia, que ha sido editado por El Desvelo Ediciones con la colaboración de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Santander. El acto se iniciará a las 20.00 horas y consistirá en una introducción del editor Javier Fernández Rubio, una semblanza del autor a cargo de su amigo Alejandro Trinchant. Le seguirá la proyección de la película Zahara Urga (60 minutos), de Rax Rinnekangas, un film de transfondo autobiográfico sobre la identidad y la búsqueda del alma.

SOBRE LA OBRA

La partida (Lähtö, 1978) es la primera obra del renombrado cineasta, productor, fotógrafo y escritor finés Rax Rinnekangas.

Rinnekangas, Premio Nacional de Literatura y Premio Nacional de Fotografía, ambos en Finlandia, aborda a través de los nueve relatos que componen esta obra otras tantas ‘partidas’ de nueves personajes en un proceso de maduración colectivo del sentimiento de soledad desde la adolescencia hasta la edad adulta. La narración está fuertemente influenciada por el lenguaje cinematográfico y nos acerca a la realidad de distintos personajes y situaciones. La traducción de esta obra se ha realizado con el apoyo de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento y de FILI (Finnish Literatura Exchange), que concedieron sendas subvenciones.

‘La partida’ (‘Lähtö’) es la compilación de relatos que constituyó, hace 32 años, el nacimiento literario de este artista finés del Renacimiento que es Rax Rinnekangas. Con esta obra, escrita a caballo entre los años sesenta y setenta y ambientada en el norte de Finlandia, el autor ganó el premio de la Editorial Otava, en 1978. En ‘La partida’, Rinnekangas aúna un estilo lacónico, descarnado y muy influenciado por el lenguaje cinematográfico, con una poderosa fuerza evocadora de la infancia y las oportunidades perdidas que, como cargas de profundidad, estallan en cada relato. Desde la pandilla de niños hasta los adolescentes inadaptados social y emocionalmente, pasando por hombres maduros que cargan con su pasado a cuestas, estos nueve relatos surgidos de las proximidades del Círculo Polar Ártico dejarán una huella en el lector indeleble, aunque no necesariamente fría.

La obra será presentada en Madrid, el 27 de octubre, dentro del festival Días Nórdicos, que organiza el Instituto Iberoamericano de Finlandia en Madrid.

El Desvelo Ediciones publicará en el mes de abril un libro-catálogo sobre el conjunto de la producción artística de Rinnekangas, con ocasión de la muestra que sobre su obra fotográfica dará repaso a su carrera en la Fundación Caja de Arquitectos de Barcelona.

SOBRE EL AUTOR

Su extensa biografía artística abarca documentales y filmes de Arte (The Colours Of The Holocausto y The Melnikov House), exposiciones fotográficas (Tabacalera de San Sebastián, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, Memorial and Museum of Sachsenhausen, Amos Anderson Art Museum) y una prolífica obra de ficción (novela, relatos cortos y poesía) y no ficción (periodismo). Sus películas documentales han sido proyectadas en sitios como Musée du Louvre o Barbican Art Gallery. Entre los galardones que ha recibido este autor espiritual y artísticamente hermanado con Tarkovski, se encuentran la Mención de Honor del Jurado del 25th FIFA Festival (Montreal, 2007), el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nacional de Fotografía (Finlandia, 1992 y 1989). Rinnekangas visita regularmente España, en donde acaba de rodar su primer filme de ficción.

La partida

ISBN:

978-84-937533-5-1

Deposito Legal: SA-581-2010

PVP: 15 euros

DISEÑO: Carmen Quijano (AC2)

IMPRESIÓN: Artes Gráficas Campher

DISTRIBUCIÓN: Nacional (UDL Libros)

Índice

La pandilla

La Flauta

El inicio del invierno

La partida

El hombre del tren

El puente

Los hombres de seguridad

El profundo sentimiento del portero Juurela

Una partida de cartas de 1963

A %d blogueros les gusta esto: