6 de diciembre

Si al doblar una esquina

pudiera tropezar con quien yo era,

él pasaría de largo sin reconocerme

y yo me guardaría la pregunta

de cómo ha consentido llegar a lo que soy.

Fui audaz en el ensueño y noble por escrito,

pero, al roce cruel de un mundo inexplicable,

fui bajando las manos y perdiendo el valor

y hasta la cobardía.

Aunque la madrugada no se anuncia

mejor que fue la víspera,

camino alegremente. Y me sonrío

de no saber por qué

 

Esto no es una pipa, de Francisco García Marquina

Free WordPress Themes, Free Android Games