Categoría: Lecturas

‘B’, de Alberto Santamaría: un extracto

B, de Alberto Santamaría.

Erik Weisz gustaba de darse a la fuga. Alcanzó la fama con un truco llamado Metamorfosis. Siendo un hombre inocente era capaz de escapar de lo mejor que el sistema penitenciario podía ofrecer: la máxima seguridad. Erik lograba salir de cualquier cosa, y eso le hizo poseedor de un gran número de enemigos dentro del sistema político y judicial, pero en igual medida era capaz de reclutar a un número elevado de seguidores. No era ni un criminal ni un santo, y precisamente por eso, por resistir en esa fina línea roja, logró la fama e hizo de su vida una larga fuga. La huida es el argumento básico, como el deseo, la única posibilidad de seguir siendo humanos. 

Mi enfermedad es esto: un buen truco de magia.

B. es un joven periodista, cargado de nihilismo y con una bala en la rodilla, que es testigo, en una sucesión de idas y vueltas temporales, de un mundo caótico en donde la violencia, el azar y la falta de asideros estables lo envuelven y lo conducen hacia un final abierto.

El autor de la novela es Alberto Santamaría (Torrelavega, 1976), doctor en Filosofía por la Universidad de Salamanca, en donde imparte clases. Es autor de los poemarios ‘El orden del mundo’ (Renacimiento, 2003), ‘El hombre que salió de la tarta’ (DVD, 2004), ‘Notas de verano sobre ficciones de invierno’ (Visor, 2005), Pequeños círculos (DVD, 2009)y el ensayo ‘El poema envenenado. Tentativas de estética y poética’ (Pre-Textos). Ha editado la poesía ultraísta de José de Ciria y Escalante y la novela ‘Logaritmo’, de Antonio Botín Polanco. Con El Desvelo Ediciones ha publicado ‘La vida me sienta mal?, sobre el movimiento romántico en Europa y el ensayo ‘Si fuera posible montar en una bruja’, sobre la obra de Leandro Fernández de Moratín.

B

Dos poemas de Robert Nye leídos en inglés

De la ‘Consolatio’ de Séneca a la ‘Consolación a Paulino’

Consolación a Paulino

La consolación fue un popular género en el pasado en el que el autor intentaba confortar a su destinatario a través de una breve reflexión. Séneca fue uno de sus maestros y tomando este referente el escritor santanderino Pablo Díez hizo su propia ‘De Consolatio’. Paulino, un vástago de una próspera familia dedicada a la cantería que se somete a los designios de los triunfadores de la Guerra Civil. ‘Consolación a Paulino’ es una honda reflexión sobre el odio que anida en muchos corazones al tiempo que es una sátira despiadada del franquismo.

El primogénito de una estirpe de empresarios de la piedra, llamado a heredar los mandos de la compañía y a vivir de acuerdo con los principios reaccionarios de su entorno, ve ese destino truncado a raíz de su amistad con el vástago de una familia refinada y cosmopolita. Tras exiliarse de España por denigrar los valores patrióticos, relata su propia caída en desgracia con las autoridades y sondea con desolación y sarcasmo el abismo moral, el odio, la violencia y las injusticias de un país roto y sin posibilidad de redención.

«Las brasas se atizaban con los restos de burguesa pornografía del Decamerón, con la vileza licenciosa de los moros en Las mil y una noches. ¡Más! Ardieron también la basura judía de Kafka y los cantos de La Ilíada. De ahora en adelante no habría otra gesta que la de los héroes alzados.» 

Pablo Díez.

Pablo Díez (Santander, 1980) es un escritor distinguido en 2007 con el XI Premio Arte Joven de la Comunidad de Madrid por su novela “Comet”. En 2014 publicó su segundo trabajo, “El Imperio de la gravedad”. Posteriormente, en 2015, publicó en El Desvelo ‘Los benditos’. Ha vivido en diversos países y actualmente reside en Madrid.

#consolacionapaulino#pablodiez#novel #novela #books #libros #escritor #casadellibro #elcorteingles #fnac #eldesvelo #publisher #instagood #words #quotes #bookstagram #top_bookstagram #bookworm #reading #libreria #bookstore #follow #like

Un homenaje a París, a Perec y al arte: ‘La Repetición. Tentativa’, de Raúl Hevia

Cubierta de La repetición. Tentativa

Una cubierta a modo de cartela, una única foto resultado de tres días en la Plaza de San Sulpicio, un largo pie de foto de 128 páginas, un homenaje a Perec y un libro que es una obra de arte singular. #larepeticiontentativa, de #raulhevia recibió el Premio de las Artes Plásticas de Cantabria, pero sobre todo es un canto enamorado a #paris y sus #literatos.

‘La repetición. Tentativa’ es un trabajo plástico en forma de libro que actúa a varios niveles sobre la base del libro de Georges Perec ‘Tentativa de agotar un lugar parisino’, acudiendo a Paris para escribir desde los mismos sitios y a las mismas horas, en los mismos días en que lo hizo el autor francés. El resultado es el mismo libro y, a la vez, otro diferente, con una única imagen del autor resultado de su exploración.

Artista plástico, Raúl Hevia desarrolla su trabajo en torno al cuestionamiento de los modos de narración de la intimidad, las forma de expresión del yo contemporáneo a través de soportes como fotografía, vídeo, o textos, subrayando la parte plástica del lenguaje escrito y la transposición de lo verbal a lo visual. Plantea la intimidad como forma espectacular, lo privado como acto público y la perversión que motiva la transposición de lugares; investiga la facultad de la memoria para ficcionar cada realidad y su capacidad para alterarla, así como las relaciones entre archivo y realidad.

Un poema de Antonio Orihuela: ‘El milagro de cada día’

Disolución.

EL MILAGRO DE CADA DÍA

Cristo resucitaba a los muertos,
pero luego los muertos
se volvían a morir.

Kisa Gotami buscó al Buda
para que le resucitara a su hijita muerta
y los ojos del Buda se llenaron de lágrimas
al explicarle la naturaleza impermanente
de todas las cosas.

Antes de Cristo, cantaba el ruiseñor,
después de Buda, siguió cantando el ruiseñor.


#antonioorihuela#disolución#poesia#poemas#poems#poetry

Lectura de ‘Siete Mujeres’, por su prologuista y traductora Marta Cerezales Laforet

‘La batalla contra el olvido’, artículo de Eva Gallud sobre las mujeres poeta de la I Guerra Mundial

Hace unos días se cumplió un año del «I Encuentro nacional de traducción literaria» que tuvo lugar en la Casa Gerald Brenan de Málaga. El tema del día inaugural era «Las trincheras de la traducción» y la poeta y traductora Ea Gallud habló de las poetas inglesas de la Primera Guerra Mundial que reunió en el libro «Nada tan amargo», con textos seleccionados por ella y publicados por nosotros. Aquí os dejamos el texto de su participación, «La batalla contra el olvido», y el enlace a su publicación en medium.com.

«Aquellos poetas soldados sobreviven aún en sus versos que son releídos, reeditados y antologados. Pero, ¿qué fue de las autoras? ¿Existieron mujeres poetas de la guerra? Después de haber traducido a dos de los famosos «poetas de la guerra» –Siegfried Sassoon y Rupert Brooke– surgió en mi cabeza, inexorable, la pregunta: ¿dónde estaban ellas?

Fruto de ese interrogante y de la consiguiente investigación nació Nada tan amargo, publicado por El Desvelo, donde hemos recuperado la voz de seis poetas inglesas –Vera Brittain, Rose Macaulay, May Wedderburn Cannan, Jessie Pope, Margaret Sackville y S. Gertrude Ford–, seis poetas inglesas, decía, cuya obra está marcada de algún modo y en algún momento por la Primera Guerra Mundial.»

Eva Gallud Jurado

https://medium.com/@ave.o.eva/la-batalla-contra-el-olvido-463070dd4fe9

Nada tan amargo

Kepa Murua lee un fragmento de ‘La carretera de la costa’

La carretera de la costa

Estampas de mujer

Estampas de mujer

«En Francia,  el siglo XIX fue un periodo de grandes turbulencias y de inestabilidad política. En 1799 el golpe de estado del 18 Brumario por parte de Napoleón Bonaparte acaba con la revolución de 1789 y a lo largo del siglo se producen profundos cambios con un fondo de crisis y rupturas que originan cada vez nuevos regímenes políticos: dos imperios (1803-1814 ; 1852-1870), tres monarquías (1815-1824; 1825-1830; 1830-1848) dos repúblicas (1848-1852, 1870) y tres revoluciones (1830, 1848, 1871). Simultáneamente los descubrimientos científicos y técnicos transforman también  la sociedad francesa. Al debilitarse la influencia de la nobleza y el clero, la burguesía liberal y reformadora se afirma como la clase social dominante, estimulando el auge industrial y asociando el poder al dinero. Surge una nueva clase, la del proletariado, menos conservadora que la de los campesinos. La condición femenina sin embargo, sufre un retroceso en relación con el siglo anterior. A pesar de que muchas mujeres participaron en la revolución de 1789, en la de 1848 y luego en la defensa de París y en la Comuna en 1870-71, su lucha no les reportó grandes beneficios. Los hombres que detentaron el poder a lo largo del siglo, ya fueran revolucionarios o conservadores, estaban de acuerdo en un punto: el lugar de la mujer es la casa, no la ciudad y aún menos la tribuna de una asamblea; y, si al final del siglo, las mujeres obtienen finalmente algunas victorias (acceso a la enseñanza secundaria y la universidad, divorcio, posibilidad de nuevas profesiones) tendrán sin embargo que esperar hasta 1944 para iniciar con el sufragio universal el duro camino hacia la igualdad.

Todos estos cambios políticos y sociales se acompañan de una efervescencia de ideas y de movimientos literarios (novela, poesía) y artísticos (pintura, escultura, música) que evolucionan íntimamente asociados.

En 1830 Victor Hugo presenta su obra de teatro Hernani que representa el espíritu del romanticismo, movimiento tanto artístico como político que define a la mayoría de las obras  y los autores de la época, tales como Balzac, Stendhal, Hugo o Lamartine en literatura, Derlacroix y Géricault en pintura, Berlioz en música. El romanticismo rompe con las formas rígidas del clasicismo, da rienda suelta a la expresión individual y a los sentimientos, y quiere dar voz al pueblo que hasta entonces había carecido de ella. Posteriormente, la generosidad y el ideal dan paso a un cierto realismo en el estilo y los asuntos tratados. El realismo, que tiene su origen en la pintura, especialmente en Courbet, desea en literatura describir la realidad sin idealizarla, lo que comporta la adquisición de nuevos temas que ponen de manifiesto los cambios que se han producido en la sociedad, tales como el ascenso y la caída social (Stendhal en El rojo y el negro) o el  poder del dinero (Balzac, El padre Goriot) . La descripción detallada, tanto en los retratos de los personajes como en la descripción de los lugares y los interiores procura  un efecto de veracidad. Balzac, que en 1845 decidió reunir toda su obra (noventa y un volúmenes entre novelas y cuentos) bajo el título de La comedia humana , que él mismo define como “la pintura de toda la sociedad”, es considerado el precursor de este movimiento y Flaubert el principal representante, aunque él rechazaba cualquier clasificación, con la publicación de Madame Bovary y La educación sentimental. Este realismo se afirma aún mas en los escritos de Maupassant, de los hermanos Goncourt y más tarde de Emile Zola, jefe de fila del naturalismo, visión literaria que  quiere representar la realidad partiendo de la observación y de la investigación científica. Zola, inspirándose en La comedia humana, reúne veinte de sus novelas bajo el título de Los Rougeons Macquart, Historia natural y social de una familia bajo el segundo imperio  y pretende también describir la transformación de la sociedad de manera exhaustiva, sin olvidar ninguno de los adelantos de la época: urbanismo parisino, grandes almacenes, desarrollo del ferrocarril, aparición del sindicalismo moderno etc.

Tanto  en el realismo como en el naturalismo, los temas y los problemas son inseparables de la sociedad  que los produce y que en principio debería estar preparada para recibirlos. Sin embargo eso no se lleva a cabo sin fricción. El artista realista, que describe sin concesión la vida moderna, ofende a parte de esa sociedad y la estética realista es objeto de polémica a lo largo del siglo. La publicación de Madame Bovary en 1856 escandalizó a la burguesía francesa, pero el proceso judicial al que fue sometido el libro, contribuyó a su éxito. Hoy Madame Bovary es considerada la primera novela moderna.  

Al mismo tiempo prolifera la novela corta y el cuento, de los que Guy de Maupassant es el mayor exponente y que en mayor o menor medida también han frecuentado los demás escritores. Los cuentos tratan los mismos temas y utilizan las formas de escritura  de la novela, suelen publicarse primero en revistas o periódicos donde también se imprimen por entregas la mayoría de las novelas. Entre los distintos asuntos, hay que destacar, tanto en las novelas como en los cuentos del siglo XIX, el vivo  interés por la mujer y por sus circunstancias. 

Escritores como Stendhal, Balzac, Zola, Flaubert, Hugo, Maupassant  Barbey d’Aurevilly, Théophile Gautier, Lamartine, Mérimée, Musset, Vigny, Villiers de l’Isle-Adam, o Baudelaire,  nos transmiten una imagen de la mujer a través de personajes procedentes de todas las clases sociales, espejos de una sociedad en plena mutación que reflejan el lugar y el papel que representaban en ella las mujeres. 

En esta pequeña selección de relatos vemos desfilar algunos  de los tipos o estereotipos conocidos: burguesas, grandes damas, mujeres virtuosas pero también mujeres adúlteras, campesinas,  obreras, mujeres artistas, cortesanas, prostitutas. En todos los casos son estampas de mujer vistas por hombres pero hombres que son al mismo tiempo grandes escritores de la literatura francesa: Honoré de Balzac (1799-1850), Auguste Villiers de l’Isle-Adam (1838-1889), Guy de Maupassant (1850- 1903), Théophile Gautier (1811-1872) y Émile Zola (1840-1902), lo que convierte  los estereotipos en personajes femeninos diversos y singulares. A través de estos relatos, que en si mismos tienen un incuestionable valor literario, podemos vislumbrar un tema vasto y complejo como es el de la situación de la mujer y de las diversas formas que adopta en el pensamiento y la cultura francesa del siglo XIX.»

Del prólogo de Marta Cerezales Laforet,
encargada de la selección y traducción

1.- LA SEÑORA:
Honoré de BALZAC: Estudio de mujer.
Honoré de BALZAC: El mensaje.
Guy de MAUPASSANT: El bigote.
2.- LA CAMPESINA:
Guy de MAUPASSANT: Historia de una criada de granja.
3.- LA OBRERA:
Émile ZOLA: El amor en la buhardilla.
Émile ZOLA: Con qué sueñan las pobres chicas.
4.- LA MANCILLADA:
Guy de MAUPASSANT: Señora Bautista.
5.- LA PROSTITUTA:
Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Flores de tinieblas.
Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Las señoritas de Bienfilatre.
Guy de MAUPASSANT: Odisea de una chica de la calle.
6.- LA ARTISTA:
Émile ZOLA: La señora Sourdis.
7.- LA MUERTA ENAMORADA:
Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Vera.
Théophile GAUTIER: Ónfale. #estampasdemujer

El verdadero poder de la gastronomía, según Fernando Huidobro

https://eldesvelo.es/producto/cocina-recreacion/Cocina recreación

“Históricamente a la gastronomía no se le ha dado importancia. ¿La tiene? No lo sé, pero las atenciones mediáticas, políticas, económicas, empresariales y, por consecuencia, sociales y culturales han terminado por crear un nicho de poder indiscutible y otra y añadida plataforma desde donde ejercerlo, desde donde llegar a influir/mandar en el común de los mortales comedores, que somos todos o casi.
La política, el aparato del Estado y los poderes fácticos han entrado en la gastronomía, lo que permite en demasía el aprovechamiento del tonto y del mediocre. La suerte está echada. El sistema lo engulle todo, haciéndolo papilla sin exquisiteces gourmet.
Por eso hay que insistir en que el último y verdadero poder de la gastronomía, en el que habría de residir finalmente la «verdad», hay que buscarla en lo elemental, en las infraestructuras económicas menores y las relaciones productivas básicas; en los restauradores-hosteleros solitarios, los pequeños productores y en las bocas de la comensalía.”

A %d blogueros les gusta esto: