No sé si a Vargas Llosa y a Saramago le pasan estas cosas, pero en la presentación de mi libro le birlaron un ejemplar a uno de los asistentes. No fue una casualidad. Era el único que lo había comprado.

Gentilmente le ofrecí el mío.

No sé si esto es para sacar pecho o retirarse a la Polinesia.

Javier

Free WordPress Themes, Free Android Games