Cuando las pistas de bobsleigh servían para bajar cadáveres de huéspedes por las noches

Sep 16, 2022 Uncategorized

Antes de que acogiera el Foro de Davos, la cumbre de millonarios y hombres de Estado, la ciudad del cantón grisón fue mundialmente famosa por albergar el complejo de balnearios y sanatorios a mayor altitud del mundo. Davos fue construida a 1.500 metros de altura y como ciudad hubo de albergar todo lo concerniente al día a día y los caprichos de una población ociosa: la de los enfermos de tisis.

En 1853 el médico alemán Alexander Spengler constata que el microclima del valle es propicio al tratamiento de la tuberculosis y otras enfermedades pulmonares. El pueblo se transforma entonces en un balneario de cura con la construcción de sanatorios, hoteles y pensiones. Esta transformación será impulsada igualmente con la construcción del ferrocarril rético que unirá Davos con Landquart y que entrará en servicio en 1889. Con el descubrimiento de medicamentos contra la tuberculosis y otras enfermedades curadas con el clima alpino, las actividades de los sanatorios fueron disminuyendo para dar paso al turismo a través de los deportes de invierno y los congresos.

Alfred Henschke, conocido como Klabund, fue uno de sus huéspedes. Enfermo de tisis desde los 16 años, Klabund no veía esteticismo ni melancolía en la enfermedad, que llegó a convertirse entre las clases adineradas en una enfermedad casi romántica. Recorriendo varios sanatorios y con la urgencia de escribir lo que le diera de sí la vida, Klabund recaló en Davos y fue un ‘dinamizador’ del tiempo excelso. Famosas fueron sus fiestas de disfraces.

No todo en su vida era ocio. A los 39 años, cuando falleció, había escrito 70 libros y servido de inspiración a Bertolt Brecht (El círculo de tiza caucasiano’) y Thomas Mann (‘La montaña mágica’).

Por la noche, cuando los húespedes de los sanatorios dormían, los cadáveres de los fallecidos ese día abandonaban el lugar. Las pistas de deportes de invierno y, en especial las de bobsleigh, servían para tal cometido.

De la vida de Davos y la obra de Klabund trata La enfermedad, el libro que tendremos a la venta el 26 de septiembre y que ha editado y traducido Olga García, una colaboradora habitual nuestra.

Este libro no hubiera sido posible sin la ayuda prestada por el Institut für Kulturforschung Graubünden, el Instituto de Investigación Cultural de los Grisones. Les damos gracias, en especial a Cordula Seger, por la amabilidad prestada.

A %d blogueros les gusta esto: