Cuatro poemas ‘leves’ para una tarde de septiembre

Sep 2, 2020 Lecturas, Novedades

Objetos

Que no son tú, ni en ti se quedan
una tarde como esta.
Su tacto, su leve peso, el espacio que ocupan
entre los demás
es reconocible,
pero es solo cuando vuelves
y los tomas en tus manos
cuando es fácil saber, reconocer
su función, su uso,
el porqué de su presencia
que sin ti
no era nada.

Cortezas

Restos de la piel que crece y cae
y no será ya más nosotros,
pero lleva el ADN de nuestra memoria.

Fe

Solamente el que ama está a salvo.
solamente el que ama tiene salvoconducto,
puerta franca, vía de escape a este dolor.
Solamente el que ha amado
está salvado de este día, de este tiempo,
de esta ausencia.

Leve

Y saber ya
que cada día será una ausencia,
que pese a ello iremos olvidando detalles:
el timbre exacto de su voz,
el tacto de sus manos,
las canciones tarareadas a medias.
Saber también que sonreiremos
y seremos felices pese a ello.
Saber que los muertos pesan,
pero poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: