Ignacio Sánchez Mejías. Muere el hombre, nace el mito