Pensadores, ¡al rincón!