Los tres infiernos de Charles Asselineau

Jun 10, 2020 Autores
El infierno del bibliófilo/El infierno del músico

Charles Asselinau tuvo tres infiernos: dos los escribió y uno lo vivió. Los escritos son dos ‘nouvelle’ en donde en un estilo tardorromántico aborda dos fantasmagorías: las de un músico y la de un bibliófilo. El tercer infierno lo vivió en carne propia: siendo un escritor aplicado y un gran conocedor de la literatura, vivió rodeado de genios, entre ellos Charles Baudelaire, su gran amigo por no decir único que tuvo el gran astro del modernismo francés. Y así, cualquier destaca.

‘El infierno del bibliófilo’ narra el encuentro delirante entre el demonio y un amante de los libros cuya obsesión le conduce a la ruina. ‘El infierno del músico’ narra, en una atmósfera enfermiza admirablemente descrita, la desesperación del músico que no deja de oír su partitura y que solo encuentra la paz en los brazos de su primera oyente.

François Alexandre Charles Asselineau, o Charles Asselineau, nació en París en 1820. Estudió letras en el Collège Bourbon1, donde tuvo como compañeros al fotógrafo Nadar y al diplomático y escritor André de Broglie. Empezó a estudiar medicina, siguiendo los pasos de su padre. Pronto, gracias a una modesta fortuna, abandonó los estudios para dedicarse a la investigación bibliográfica en la entonces Biblioteca Imperial-Nacional, donde conoció a Charles Monselet. Posteriormente, trabó amistad entre otros con Champfleury, Théodore de Banville, Théophile Gautier, Gérard de Nerval y Charles Baudelaire.

Asselineu es conocido en España por la biografía que escribió de este último. Dedicó su vida a los libros y a sus amigos, una corte de creadores excelsos de la que él, epígono del Romanticismo francés, quedó exento. Fue, a su manera, un escritor maldito entre malditos (geniales) y su obra literaria, inédita desde hace décadas en España, tenía una deuda pendiente con el lector, que ahora tiene la oportunidad de leerla en castellano.

“El mismo ardor y el mismo trasfondo de insurrección solitaria se encuentran en estas nouvelles de Asselineau, cuando el protagonista debe alejarse de los salones del París burgués para encontrar en el amor la redención del pecado de desear el triunfo; en el cliché del usurero humillado por la generosidad del artista puro; en el menosprecio de los diletantes que viven por poderes una pasión tibia; en la importancia irracional otorgada a los sueños y las alucinaciones; en el narcisismo que confunde el azar con un derecho; en la búsqueda de pecados nuevos que presagia a Huysmans, Rachilde y el fin de siècle; en la perfección de los trópicos y en la sencilla belleza de los libros expuestos al sol de los quais; en el hombre sensible que se desgarra al ver a través de la ventana que dos desconocidos se saludan: la vida.”

Charles Baudelaire

Charles Asselineau, por Nadar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: