En Contraataque quedan recogidos algunos de los mejores poemas de guerra de Sassoon, con un carácter realista y satírico. Fueron escritos mientras Sassoon se reponía de sus heridas en el hospital escocés de Craiglockhart. La reacción pública a la poesía de Sassoon fue feroz. Algunos lectores se quejaron de que el poeta mostraba poco patriotismo, mientras otros encontraron su visión poco ajustada a la realidad o extremista. Amigos pacifistas se quejaron de la violencia y el detalle gráfico de su trabajo. Pero el público británico compraba los libros porque Sassoon había capturado la imagen de la guerra de trinchera y el cansancio de los soldados británicos por una guerra que parecía no acabar nunca.

En la poesía inglesa, al igual que con Wilfred Owen, el poema de guerra era un tipo de género establecido y atraía el interés popular. La evolución del concepto poético estaba ligada a una distinción entre los poetas que eran pacifistas en la actitud y los que escribían la poesía más tradicional de guerra. Varios poetas que escribieron en lengua inglesa fueron soldados, y lo hicieron sobre sus experiencias de guerra. Buen número de ellos murió en servicio activo, caso de Rupert Brooke, Isaac Rosenberg, Wilfred Owen, y Charles Sorley. Los otros, incluyendo a Ivor Gurney y Siegfried Sassoon, sobrevivieron, pero muchos quedaron marcados por sus experiencias, reflejadas en su poesía.

Muchos poemas de poetas británicos de guerra fueron publicados en periódicos y luego recogidos en antologías. Varias de estas tempranas antologías fueron publicadas durante la guerra y eran muy populares, aunque el tono de la poesía cambiaba a medida que la guerra progresaba. Una de estas antologías fue La Musa en Armas, publicada en 1917. Otras también fueron publicadas en los años posteriores al fin de la guerra.

Robert H. Ross, a quien Sassoon dedicó Contraataque, caracteriza a Los poetas de guerra como un subgrupo de los escritores de poesía georgiana: los que sirvieron en el ejército (Robert Graves, Isaac Rosenberg, Robert Nichols, Wilfred Owen y Siegfried Sassoon). Robert Graves y David Jones sirvieron en las trincheras y sobrevivieron. Del primero es Adiós a todo eso, un clásico del género memorialístico.

Desde noviembre de 1985, existe un monumento en la Esquina del Poeta que conmemora a 16 poetas de la Primera Guerra Mundial, que son: Richard Aldington, Laurence Binyon, Edmund Blunden, Rupert Brooke, Wilfrid Gibson, Robert Graves, Julian Grenfell, Ivor Gurney, David Jones, Robert Nichols, Wilfred Owen, Herbert Read, Isaac Rosenberg, Siegfried Sassoon, Charles Sorley y Edward Thomas.

 

Free WordPress Themes, Free Android Games