Etiqueta: Sexo y cohetes

¿Sueñan los androides con tarifas eléctricas?

¿Sueñan los androides con tarifas eléctricas?

Tras un título que homenajea a Philip K. Dick, hay un libro que recoge publicaciones en prensa de uno de los mejores articulistas del país. Irónico, crítico con la realidad circundante y todo él un dechado de conocimiento que transmite como quien no quiere la cosa, Jesús Ortiz Pérez del Molino, también editor (Milrazones), también traductor (‘Sexo y cohetes‘, de John Carter, entre otros), firma un libro que es una invitación a pensar continuamente lo que nos ocurre. ‘¿Sueñan los androides con tarifas eléctricas?’ es de este modo una selección de artículos que reúne reflexiones sobre la actualidad más fresca disfrazadas de miradas al pasado distante, en los que el humorismo y la emotividad propician una lectura ligera que, sin embargo, hace pensar. El sexo oral tiene más fuerza que el escrito, se afirma con toda la razón en el prólogo. Pero aunque haya de conformarse con el escrito, el lector resultará excitado por unas exposiciones que respetan escrupulosamente lo que debiera ser el juramento hipocrático de todo autor: lo primero, no aburrir. Con prólogo de Rafael Pérez Llano, el libro recoge artículos publicados en diversos medios pero principalmente en eldiarioescan.es

La ‘Darkhouse’ de Jack Parsons: abstenerse gente corriente

Sexo y cohetes

En los anuncios que puso en el periódico local Jack especificaba que solo podían solicitar habitación los bohemios, artistas, músicos, ateos, anarquistas u otros tipos exóticos: cualquier persona corriente sería rechazada sin contemplaciones. Este anuncio, no hace falta decirlo, causó mucho revuelo en Pasadena cuando se publicó…

Había una buena selección de inquilinos elegidos uno a uno, todos ellos unos personajes. Unos pocos ejemplos: la vidente profesional que siempre usaba vestidos adecuados y decoraba su apartamento con símbolos y artefactos de sabiduría secreta; una señora, que había dejado bastante atrás la mediana edad pero todavía era llamativamente hermosa, que aseguraba haber sido en varias ocasiones la querida de la mitad de los hombres famosos de Francia; un hombre que había sido un organista muy conocido en la mayor parte de los cines de la época del mudo.

La biblioteca de Jack (una gran habitación con paneles de madera y un sofá de cuero cómodo con un par de sillas también de cuero) estaba llena de libros casi exclusivamente dedicados a lo oculto, y a las obras publicadas de Aleister Crowley. Había un gran retrato de Crowley cariñosamente dedicado a Jack dominando la habitación. También tenía una correspondencia voluminosa con Crowley en la biblioteca, parte de la cual me enseñó…

Recuerdo particularmente una carta de Crowley que le animaba y alababa el gran trabajo que estaba haciendo en América; también le agradecía simplemente su última donación, y le confiaba que necesitaría más enseguida. Jack admitía que era una de las principales fuentes de dinero de Crowley en América.

‘Seco y cohetes. El mundo oculto de Jack Parsons’, de John Carter. Traducción de Jesús Ortiz Pérez del Molino. Prólogo de Roberto Anton Wilson.

A %d blogueros les gusta esto: