Etiqueta: Vorágine

El nuevo libro de Remartínez ya está disponible

El próximo lunes estará oficialmente a la venta ‘Culo veo, culo quiero’, de David Remartínez, aunque la obra ya está disponible en las librerías. Este viernes haremos la puesta de largo en La Vorágine, en Santander. Será en doble sesión: a las seis y a las ocho. Y hay que apuntarse en la página de la web.

Presentación de ‘Culo veo, culo quiero’, de David Remartínez

David Remartínez.

Este próximo sábado, David Remartínez, presentará en Santander su ensayo sobre el deseo y su materialización en el consumo, «Culo veo, culo quiero’, un libro desprejuiciado pero con mucho condimento que forma parte de nuestra colección ‘Textos insólitos’.

El libro ya está en preventa y puede reservarse en la librería de cabecera o comprarlo online en nuestra web. El libro estará oficialmente a la venta el lunes de la próxima semana.

La presentación en Santander tendrá lugar en La Vorágine, en doble sesión a las seis y a las ocho de la tarde. Para asistir es requisito previo apuntarse en la web de la librería.

Presentaciones de ‘Un rastro de sentido’, en Santander, y ‘Entretanto, en algún lugar’, en Vitoria

Librería Zuloa, en Vitoria
La Vorágine, en Santander.

Estos días estamos de presentaciones. Esta tarde, a las siete, en la librería Zuloa de Vitoria, Ángela Mallén presentará su colección de relatos ‘Entretanto, en algún lugar’. Y el próximo viernes, en La Vorágine, en Santander, a las siete y media, Imanol Gómez, escritor y traductor, presentará acompañado al contrabajo por Asier Gómez, los poemas escogidos de Martin Seymour-Smith, reunidos bajo el título de ‘Un rastro de sentido’, que él acaba de traducir y nosotros publicar.

Un rastro de sentido, de Martin Seymour-Smith
Entretanto, en algún lugar
Entretanto, en algún lugar, de Ángela Mallén.

Del arte de la edición artesanal

IMG_20160630_130718[1] DSC_9561 DSC_9539 DSC_9526 Barrett Mochuelo Libros

Andrea y y Tomás son argentinos y se dedican a hacer libros artesanales con mucho arte. Tomás tiene sus raíces familiares en Molledo y, junto a Andrea, ambos se encuentran en Cantabria pasando unos días, momento que aprovecharán para presentar en público lo que hacen.

Mochuelo Libros, pues así se llama su editorial, transita entre lo artesanal y el arte, con el tiempo como aliado benévolo, sin prisas. La laboriosa gestación de cada uno de sus títulos (entre los que se encuentra uno de Rafael Barrett) hace que su producción sea escasa y muy deseada por los que la conocen.

 

Del libro como enamoramiento y del contexto argentino en que viven y trabajan hablarán ambos editores en un acto público que tendrá lugar el viernes, 5 de agosto, a las 20.00 horas, en La Vorágine, el espacio crítico y librería que se radica en Santander. Por ahora, ellos mismos dan pistas de lo que pretenden hacer:

«A grandes rasgos, el autor publicado, tiene que “encantarnos”, enamorarnos. Esa es la única razón que explica la dedicación de tantísimos meses a su arte e historia personal. Hay personas que representan, en su forma de ser y de vivir, ejemplos concretos de que sus teorías son practicables, más allá de sus componentes utópicos. La palabra utopía, también maltratada como el concepto de trabajo, se utiliza hoy en día para denostar cualquier mensaje que quiera ser superador de la realidad. Esto es una locura.

«Ideamos el formato de acuerdo a una mezcla de cosas (que van desde los autores hasta la forma de producir) que nos parecían bellas, y a la vez, de otras que faltaban. Y por los precios de venta que manejamos creemos que hay un equilibrio entre precio y calidad. De hecho, consideramos a nuestros libros artesanías en el sentido “morriseano”. Obras que conllevan creación artística en su hechura, tanto en su contenido como en la estructura física. Siempre procurando que a su vez tengan un precio que no sea elevado, para que no sea un objeto elitista. Y por el momento, lo estamos logrando. Van a ver que hay diferencias entre los primero libros y el tercero, porque pertenecen a otras colecciones. Pero todo es parte de la misma búsqueda, y ninguna es mucho más bello que el otro. Cada cual con su papel, su tapa, su dibujo, pero siempre va en armonía con el resto.»

 

‘Quebrantología’, en El Mundo Cantabria

José Ramón Vorágine

Surada poética

surada

Cuando sopla el viento sur, el aire se carga de electricidad, de iones, electrones y cosas raras que agitan lo que anda por dentro y hacen perder el sentido. Algunos se tiran por el balcón, otros se ponen a hablar, que es bastante más sano. En la foto, algunos sospechosos habituales y otro bengalí durante la Surada poética y voraginosa el pasado día 21 en el Café Opera de Santander.

Foto: Jesús Ortiz

A %d blogueros les gusta esto: