Mundanalrüido

 

Ainara Bezanilla y Pati Argumosa acaban de abrir librería en Santander. Se llama Mundanalrüido y es muy especial. También son editorial y tienen muchas actividades. Las deseamos mucha suerte, aunque no creemos que les haga falta porque son muy buenas. Una de las actividades es un taller de encuadernación, que tendrá lugar este mes. Publicamos la convocatoria: 

Del jueves 21 al sábado 23 en horario de 16:00 a 20:00 tendrá lugar en Mundanalrüido un taller de encuadernación y cosido a mano a cargo de Giuliano Camilleri restaurador de documentos, encuadernador y artista del papel. Las plazas son muy limitadas, aunque habrá más convocatorias.
Precio del taller con materiales incluidos: 70 euros. Contacto: 942 032 219/ ainara@mundanalruido.es
Reproducimos también a continuación una entrevista reciente a Ainara, publicada en El Diario Montañés

«La red de bibliotecas municipal es la base de toda cultura ciudadana»
04.01.10 

Almundena Ruiz/Santander 

Miembro del Foro de la Cultura de Santander, considera que «leer es más importante que estudiar»
Ainara Bezanilla, miembro del Foro de la Cultura de Santander, vinculada al grupo Peonza y a proyectos en torno a la gestión cultural y la literatura, es, junto a Pati Argumosa, el ‘alma mater’ de ‘Mundanalrüido’, un espacio dedicado al libro que acaba de abrir sus puertas en la calle San Celedonio. Desde esta singular atalaya, Ainara Bezanilla reivindica el placer de la lectura, porque considera que si no lees «tú te lo pierdes». Afirma que «leer es más importante que estudiar» y cuando los padres se preguntan porqué sus hijos no leen lo que quizá tendrían que cuestionarse es de cuanto tiempo disponen para que lo hagan.
-¿Qué es ‘Mundanalrüido’?
-Es una librería, pero con un concepto un poco especial. Trabajamos con libros y con artes aplicadas. No sólo el libro como tal. Trabajamos el libro de artista, la ilustración, las ediciones especiales, cuidadas… y también todo lo que se deriva del libro como tal: entresacamos las palabras por un lado y la imagen por otra. Muchos de los objetos que tenemos están hechos por distintos ilustradores. Además, ‘Mundanalrüido’ es también un editorial, un editorial en la que estamos asociados a Estudio de Diseño Besual. Tenemos un libro en el mercado, ‘Dragón’ de Alberto Iglesias, con ilustraciones de Ana Mer y en breve sacaremos un segundo libro de poesía.
– ¿El público infantil es el principal destinatario de su oferta o bien se dedican a todo tipo de lectores?
– No estamos dedicados exclusivamente al reino infantil. Precisamente ese es uno de los conceptos que trabajamos: la ilustración no pertenece únicamente al mundo infantil, sino que trasciende en edad.
– ¿Qué pretende ofrecer este nuevo espacio dedicado al libro?
– Nuestra intención no es ser diferentes sino hacer lo que nos gusta. Somos muy tendenciosas y tenemos muy claro lo que nos apetece tener en nuestro espacio. No es una visión comercial a la antigua usanza. Es un escaparate de nuestra forma de ver las cosas y de hacerlas. Sabemos que hay espacio en Santander para este tipo de propuestas y lo tenemos totalmente demostrado con todo el trabajo que venimos realizando. Se trata de dinamizar el concepto del arte y de los libros, que no son departamentos estancos, sino que se interrelacionan. No hace falta tener una librería llena de libros, pero sí nos aseguramos de que cada libro que hay está escogido, nos gusta y responde a un criterio. No es el criterio de que es bonito, ni mucho menos, porque para gustos se hicieron los colores, sino un criterio de calidad. Reivindicamos que no vale cualquier libro.
– Tradicionalmente España ha sido un país ‘poco lector’. ¿Puede cambiarse está tendencia?
– Yo no soy nada paternalista con el asunto. Me parece que los medios deben estar ahí, debe haber esa existencia de recursos: la red de bibliotecas debe ser dinámica y los mediadores implicados, tanto los docentes como los progenitores, los bibliotecarios o quien quiera que esté en la labor debe tener una conciencia social del asunto. Pero hay un momento para mediar y lo que pasa ahora es que dicen: «los niños no leen». Pero bueno y ¿qué momento le dedicamos, qué momento les dejamos para que puedan disfrutar con la lectura entre la clase de inglés, la extra de matemáticas y la de más allá?. Leer es más importante que estudiar. No es algo que puedas echarte luego las manos a la cabeza y decir: mi hijo no lee. Tú tienes que proporcionarle esas opciones y luego, si él las escoge, muy bien y sino, tu te lo pierdes. No es algo de lo que tengas que convencerle. La lectura en ese amplio sentido. La comprensión lectora por encima de todo y aprender a valorar un libro ilustrado, un cómic, cualquier libro de diseño eso es lectura, no sólo una novela. Como esa necesidad que tenemos ahora de adaptar los clásicos, en la que no creo en absoluto. Si tienes una madurez de comprensión lectora podrás leer a Lope de Vega, ‘La Celestina’ o ‘El Quijote’ pero si no la tienes, es tu problema o si no es que no te motiva. No pasa nada. Todos no tenemos que pasar por lo mismo, no todos tenemos que pasar por lo mismo, ni tenemos porqué adelantárselo a los niños. No tenemos por qué hacer una versión caramelizada de ‘El Quijote’ o algo por el estilo. Si adaptamos todas las palabras y las suavizamos, empobrecemos el lenguaje.
– Algunos estudios señalan que es en la adolescencia donde se pierde el hábito lector.
– No podemos decir este mes he leído un libro o este año he leído cinco. Si tú este año has leído cuatro libros y unas páginas de uno de ellos te han supuesto algo, qué necesidad hay de medirlo con parámetros numéricos. No existe esa necesidad. Esa es la vuelta de tuerca: no tanto la cantidad como la calidad de lo leído y de lo comprendido.
– El libro electrónico ya está ahí. ¿Cómo puede afectar al libro tradicional?
-Creo que fetichistas para el tacto y el olor del papel van a existir siempre y si a alguien le resulta más cómodo tener en su libro cinco novelas, pues vale. Todo es perfectamente compatible. No me parece que haya que tenerle miedo desde el sector de las librerías y mucho menos nosotros, porque cualquiera de estos libros metidos en el ordenador pierde su encanto. Yo no creo que haya que demonizar nada, pueden convivir perfectamente. Puede se útil e interesante.
– Alcanzar el objetivo de la capitalidad cultural para Santander, ¿qué podría aportar a la ciudad?
-En primer lugar es poner una ciudad en el mapa y luego poner la atención sobre determinados aspectos que en muchos momentos han estado denostados en la ciudad. Por ejemplo, mi labor fundamental en el Foro de la Cultura de Santander, en la Comisión de Letras, es la Red de Bibliotecas Municipales. Me parece que es la base de toda cultura ciudadana: una red de bibliotecas dinámica y fructuosa, que la gente la sienta como suya y participe en ella. Lo más importante de todo es que en un momento determinado digamos: «y las bibliotecas ¿cómo están?», que nos parezca importante, no sólo para cubrir expediente sino por necesidad ciudadana. No se trata de lo que tenemos ahora, sino de lo que podemos llegar a ser y todo pasa por una base ciudadana: bibliotecas, centro cívicos y porque los agentes culturales se sientan motivados.
– ¿Qué opinión le merece la actual Red de Bibliotecas de Santander?
– La red actual está formada por cinco más una sexta que va a abrir en Nueva Montaña pero que aún carece de fondos. Realmente ninguna de ellas llega a reunir las condiciones mínimas ni por espacio, ni por fondos, ni por personal. Estamos en otra liga. Partimos de un nivel muy bajo, no existen las infraestructuras físicas, las expurgaciones no se han hecho por personas expertas, no se están dinamizando las bibliotecas como se deben. Como ciudad similar, en San Sebastián te tropiezas con las bibliotecas por la calle, no tiene nada que ver con Santander.

Free WordPress Themes, Free Android Games