Mi vida como un algoritmo